Campamento Txispeleta – Kilimusi. Brizuela 2014

Como bien sabéis hace ya unas semanas que volvimos del campamento y os debíamos una entrada contándoos todo.
Ahora que nos hemos asegurado que los pipis y las garrapatas se han quedado en la campa de Brizuela, son muchas las anécdotas, aventuras y risas que queremos compartir pero es difícil elegir por donde empezar, … allá vamos!
Este año hemos hecho muy presente a Pachamama, Amalurra y es que en nuestra primera noche tuvimos una visita de unos eskaut del futuro que nos pedían ayuda.

Pachamama nos necesitaba y en estos 15 días hemos aprendido como hacerlo.

Convivir con ella, aprender a respetarla y saber como utilizar cada uno de sus elementos de forma corresponsable, haciendo realidad esas palabras de Baden Powell “Dejar el mundo en mejores condiciones de como lo encontrasteis”
Nos costo un poquito entender a nuestros nuevos amigos, pero cuando vinieron a despedirse la última noche lográbamos entender que “Pachamama esta contenta!!”

El agua, el fuego, el aire, la tierra además de los animales acuáticos, terrestres y voladores, del tiempo, las semillas y el bosque han sido los diferentes protagonistas de nuestro campamento.
Con ellos hemos aprendido el arte del reciclaje, los huertos ecológicos, los hornos solares, los sistemas para calentar el agua con la ayuda del sol, la confección de nuestra propia lana, la supervivencia, la orientación…
Todos los campamentos son especiales, pero los conjuntos hacen que la familia sea aun más grande y no cabe tiempo para el aburrimiento.Este año además hemos coincidido con las fiestas de Brizuela por lo que hemos podido compartir con el pueblo sus festejos.

Estas son algunas fotos de las ramas en el concurso de Playback  donde participamos.

Lo hicimos tan bien que al día siguiente llegaron unos ricos helados al campamento como premio.

Y aquí a la derecha podéis ver a nuestros Trebeak I en su “día al revés”!
Después de su campo de Trabajo en Gasteiz aun les quedaban fuerzas para seguir colaborando y se fueron unos días a Río Seco a ayudar en la reconstrucción del monasterio, antes de venir a nuestro campamento a compartir con las ramas más pequeñas

Durante la 1º semana las diferentes ramas salimos de ruta. Los más pequeños conocieron los alrededores de Brizuela, nuestrs Kaskondoak aprendieron a manejarse con el mapa y la brújula, no sin pequeños despistes que les llevaron a la aventura de perderse para encontrar de nuevo el camino y disfrutar del baño en el Nela y en las piscinas naturales de Villarcayo.
Los Oinarinak demostraron estar en forma, afrontando un gran volante por los montes de la Merindad de Castilla la Vieja, al igual que nuestros Azkarrak que estuvieron en Picos de Europa con el resto de Herri Aldea antes de venir al campamento (más adelante les pediremos que nos lo cuenten con detalle).

Hemos contado con los mejores cocineros y cocineras de todo el País Vasco, capaces de hacer con un calabacin 50 recetas diferentes, de hacerse en una tarde 999 albóndigas, y de sacar tiempo para tatuarse “K”s a lo loco, sin dejar de lado sus visitas al “farolillo rojo” pero sobre todo sin dejar de cuidarnos!
Eskerrik asko Gurasoak!!!

Todavía no tenemos todas las fotos pero aquí os dejamos un enlace para que podáis ver algunas Brizuela 2014
Y os dejamos un enlace al facebook de Txispeleta donde han colgado algunas fotillos Txispeleta

Partekatu!